Más Allá de la Frontera

Se inició en el mes de Julio el proyecto «Más Allá», un proyecto de defensa de los derechos de la infancia en la frontera con Haiti. La voluntaria Española Irene Martes será la coordinadora de este proyecto dentro del marco de proyectos a favor de la infancia que Projects for Children lleva realizando en Dominicana desde hace 9 años.

«Cada día a las ocho de la mañana se abren las dos puertas de la frontera dominico-haitiana de Dajabón. Cruzan a pie, en carro y en motos personas de ambas partes de la isla. Adultos y niños. Es un lugar en el que confluyen dos culturas: la dominicana y la haitiana. Además, es una zona en la que diferentes proyectos están siendo ejecutados con miras a mejorar diversas áreas de la comunidad, entre ellas, la infancia.

 Foto: Joshua Cruz

A pesar de todos los esfuerzos que se realizan a diario, se siguen dando casos de vulneración de los derechos de los niños y niñas en la zona fronteriza. Violencia doméstica, abandono familiar, denegación de documentos, detención ilegal, etc. Son sólo algunos ejemplos del abuso al que se encuentran expuestos muchos menores. Es por ello que a lo largo de la semana visitamos proyectos que buscan la protección y el desarrollo de la infancia para que los más pequeños puedan desarrollar sus vidas de una forma inocente y feliz.

Otra de las dificultades que encontramos en esta zona es la falta de concienciación sobre la importancia de la inscripción del nacimiento de los pequeños por parte de los padres. Esto pone en riesgo la protección del menor en casos de vulneración de sus derechos y más aún si son inmigrantes. Tuvimos la oportunidad de conocer de proyectos para sensibilizar a la sociedad sobre la importancia del registro de un nacimiento. Esencial para que los niños y niñas cuenten con una identidad y puedan realizar sus vidas con completa normalidad.» nos narra nuestra voluntaria Irene desde Dajabón.

La vida de Irene se desarrolló saltando de un sitio para otro. «La gente pensaba que mis padres eran diplomáticos, pero no. Era el gen viajero. De España a República Dominicana. A rincones que te congelan hasta el alma. Todo por realizar los viajes mentales a los que me llevaban los libros que leía. Por conocer y vivir de primera mano diferentes realidades sociales y culturales» nos cuenta Irene.

Tras graduarse en Relaciones Internacionales, viajo para trabajar en la amazonía ecuatoriana con niños, niñas y adolescentes. «Yo era la “lisen de inglés que juega”. Ellos, mis pequeños maestros. Sus “Good morning lisensiada” con una sonrisa de oreja a oreja; sus enseñanzas de palabras en Kichwa y Shuar; y sus mil y unas preguntas sobre mi vida y mis viajes que empezaban con el “pero, lisen, y allá…”, hicieron de esa experiencia, única» nos explica Irene.

De vuelta al viejo continente decidió hacer un máster en Protección Internacional de los Derechos Humanos con miras a especializarse en las temáticas de infancia e inmigración. De ahí su tesis de maestría sobre el Derecho Humano a la nacionalidad de los niños dominicanos de ascendencia haitiana en la República Dominicana. Área en la que adquirió experiencia trabajando en el Registro Civil del Consulado General de España en Santo Domingo así como en diferentes ongs en España.