EU AMO ALGUEM COM AUTISMO

Siempre he creido que para poder ayudar a los niños hay que tener un alto grado de formacion y ser un buen profesional. Pero tambien he aprendido que sin grandes dosis de amor no se consigue nada en esta vida. Si unimos estos dos elementos lo que tenemos es un gran equipo. 

Eso es precisamente lo que encontre al llegar a  Embu-Sao Paulo, un equipo humano con una buena formacion, pero ante todo humano, lleno de amor y  comprensión. Y cuando hablamos de niños especiales estos dos adjetivos alcanzan cotas inimaginables.

Un grupo de terapeutas, formadores, cuidadores y gestores que caminan todos hacia el mismo lado, sabiendo de la dificultad que su mision conlleva. Mas aun si hablamos de un lugar situado en la periferia de la ciudad de Sao Paulo, donde uno sabe que sin automotivacion y perseverancia no lograra llegar a la meta.

Y cual es nuestra meta?

Nuestra meta es lograr la inclusion de estos ninos en nuestro dia a dia, que todo el mundo y cada comunidad sepa que es el autismo realmente, que el miedo y la intolerancia no nos hagan rendirnos, y que estos pequenos y sus familias tengan una calidad de vida digna.

Tenemos que intentar entrar en su mundo y ver con sus ojos, con esos ojos que solo ven y siente lo bueno, con ese corazon que solo escucha el amor.

Mi mas sincera enhorabuena al CED Armando Vidigal por su trabajo, por su equipo profesional, pero sobre todo por el gran amor que se siente al entrar es esa escuela y gracias por hacerme sentir tan cerca de todos ustedes.

Estos niños están en las mejores manos de Brasil.