ALGO MÁS QUE TODO

Y pensar que las mejores sonrisas del mundo las tienen las personas que no tienen absolutamente nada.

Y son estas sonrisas las que me hacen tener la certeza que a pesar los escollos y dificultades con los que me encuentro en mi día a día, de los comportamientos incompresibles de muchos adultos, todo lo que hago, merece la pena.

Como suelo decir a menudo,»El pais no ayuda» y parte de los juguetes donados por los generosos ciudadanos de Nueva York fueron retenidos en la aduana. Pero hay que entender que un ejercito de Pitufos no puede entrar en un país soberano así como así. Este ejercito de Pitufos tenía una misión, y las autoridades primero tenían que confirmar a dónde se dirigían y si sus intenciones eran pacificas.

Pero despues de varias semanas de interrogatorios en la aduana, Papá Pitufo conevenció y pudo explicar que llevaban juguetes a los niños de los Bateyes de San Pedro de Macoris, emocionados con tan digna misión, las mismas autoridades escoltaron al ejercito de Pitufos hasta los mismos Bateyes y por fin pudieron entregar los ansiados juguetes.

Por supuesto, después de ver la sonrisas de nuestros pequeños, este ejercito de Pitufos ha decidido quedarse para alegrar y proteger a nuestros niños del aburrimiento y la tristeza.

Señores de la ciudad de Nueva York, y en especial a Tread Bike Shop,Macys y Hostos Dream Project, de parte de todos los niños y niñas de los Bateyes de San Pedro de Macorís, MUCHAS GRACIAS!